Bienvenido al mundo de la "crianza compartida platónica"

  •  Michael Cook
  •  9 / 11 / 2020
  •  E-mail

Otro capítulo en la historia de la revolución reproductiva: la co-paternidad platónica. Se trata de dos personas que conciben (de forma natural o artificial) hijos y asumen la responsabilidad conjunta de criarlos, pero sin casarse ni vivir juntos. Según Susan Golombok, directora del Centro de Investigación sobre la Familia de la Universidad de Cambridge y autora de We Are Family, un libro que examina estructuras familiares novedosas, se trata de un “nuevo fenómeno que se acelera”.

The Guardian entrevistó a una mujer estadounidense y un hombre canadiense que se habían descubierto en un sitio web sobre crianza compartida. “Realmente no quería una conexión romántica; Pensé que complicaría las cosas”, dice Jenica Anderson, quien es padre conjunto con Stephan DuVal. “Había visto que la receta tradicional no funcionaba. Compartimos una concepción: criar a un niño feliz que al que le vaya bien en la vida".

“A diferencia de la subrogación… la paternidad compartida platónica sigue siendo poco entendida y menos hablada”, dice The Guardian. “Los sitios están sobrerrepresentados por miembros que trabajan en los medios de comunicación, la administración pública superior, el derecho, la medicina y la banca, donde se valora la privacidad, dice Patrick Harrison, fundador de PollenTree.com. "Hay muchas personas en este país que probablemente no comparten la opinión de que es algo grandioso y pueden expresarse", dice. “Nuestros miembros mantienen un perfil bajo porque no es asunto de nadie más. No necesitan que el resto de la sociedad les diga que es algo bueno o malo”.

Otra mujer le dijo a The Guardian que quería un hijo y que se le estaba acabando el tiempo en su reloj biológico: “Durante años, quise el gran amor. Terminé con el corazón muy roto, pero aún quería un bebé. Podría haber pagado $500 en el banco de esperma, pero estaba bastante seguro de que podría hacerlo gratis. Si no podía tener el gran sueño, esto se sentía como la mejor alternativa".
La profesora Golombok y sus colegas están rastreando 50 de estos arreglos en un estudio que considera el impacto en los niños. Ella piensa que pueden funcionar, a pesar de las dificultades inusuales. "Quitar el equipaje romántico podría incluso crear un entorno más estable", dice.

Traducción: Victoria Tomio




¿Quién es usted?
Añada aquí su comentario